¿Conoce una comunidad o grupo de personas en el cual el evangelio daría fruto?
¿Conoce a alguien dotado a iniciar ministerios?

¡Fantástico! ¡Debe de proponerlo para El Proyecto del Sembrador! El Proyecto del Sembrador es una campaña en todo el sínodo para sembrar nuevos ministerios en nuestras comunidades usando el conocimiento de nuestras comunidades, y para apoyarlos a crecer. Cualquier persona en el sínodo puede proponer una comunidad que necesita un nuevo ministerio, o un líder apto para “sembrar” un nuevo ministerio.

Los líderes que tengan ideas para un proyecto ministerial también pueden proponer su idea para un proyecto ministerial.

Las subvenciones “Semillas” iniciales serán de $5,000 – $10,000 para proyectos de 6 a 12 meses. También hay fondos para algunos proyectos más grandes o más pequeños. El obispo puede autorizar un total de $250,000 cada año. Las proposiciones de nombramientos y solicitudes son recibidas continuamente y evaluadas cada dos meses. No hay fecha de cierre al plazo para hacer propuestas  

¿Quién?

¡Cualquier persona que sienta un amor fuerte por Dios y su vecino! Líderes (o “sembradores”) no tienen que ser ordinados ni tener estudios de seminario. ¡Pero, si sus ministerios medran, los invitaremos a hacer más estudios teológicos! Es importante que los sembradores tomen la iniciativa, tengan habilidades buenas de comunicación y relaciones interpersonales, puedan compartir su fe con claridad y confianza, puedan adaptarse al cambio, y que sean capaces de aceptar el fracaso. Las subvenciones son de corto plazo, y por eso es importante que las personas propuestas para el nombramiento tengan otra forma de mantenerse económicamente además de la subvención. Por eso, el formulario de propuesta de nombramiento pregunta sobre el empleo de la persona propuesta.

¿Dónde?

Cualquier comunidad del sínodo metropolitano de Nueva York que no esté servida por un ministerio que ya existe. La meta del Proyecto del Sembrador es sembrar semillas para ministerios en comunidades y grupos de personas que no estén servidos en este momento. Si su iglesia tiene un ministerio maravilloso que ya existe y necesita apoyo, por favor investigue algunas de las otras subvenciones del sínodo. Pero también queremos invitar a las iglesias que ya existen a ayudar a iniciar nuevos ministerios a servir nuevas comunidades usando una Subvención Semilla.

En particular, estamos buscando grupos de personas que ya tengan alguna conexión entre sí, pero que no estén vinculadas al evangelio de Jesús Cristo ni en palabra ni en obra. Algunos ejemplos pueden incluir:

    • Una comunidad de vida asistida que no tenga oportunidades para la misa o el estudio bíblico
    • Una comunidad étnica o lingüística que no tenga misa en su propio idioma o cultura (aunque haya una iglesia luterana cerca pero de otro idioma o cultura)
    • Un grupo centrado en un interés compartido, un servicio, o un club no vinculado con una organización religiosa.
    • Las comunidades informales que se juntan en lugares públicos como canchas de baloncesto, mesas de ajedrez en los parques, o las cafeterías durante el lonche.
    • Los grupos de subculturas no servidas por congregaciones locales, como comunidades de gente sin hogar, los recién graduados cerca de una universidad, o surfistas que se junten en una playa especifica.

Ministerios han sido sembrados en estos lugares:

¿Qué Pasa Después de Proponer una Comunidad o Persona?

Próximos Pasos

La Fase 2) Evaluaciones de propuestas de nombramientos:

Cuatro veces al año, el Equipo de Innovación tomará bajo consideración propuestas de nombramiento y emparejará líderes propuestos prometedores con comunidades y proyectos propuestos prometedores. Las propuestas que a juicio del Equipo de Innovación ofrezcan proclamar el evangelio y cumplir los criterios del Proyecto del Sembrador serán programadas para una entrevista.

La Fase 3) Reuniones con los Propuestos para el Nombramiento:

El Equipo de Innovación, en colaboración con el Director de Misión Evangélica, el Pastor Lamont Wells, entrevistará a los propuestos prometedores, o en persona o por videoconferencia, para así encontrar combinaciones potenciales entre líderes, comunidades, y proyectos propuestos.

La Fase 4) Diseñar Normas de Auto-Evaluación:

Antes de recibir fondos, los líderes de proyectos aprobados diseñarán normas de auto-evaluación para su proyecto. Estas normas incluirán un horario y límite de plazo para el proyecto, y un plan de qué pasará cuando la subvención concluya. Cada líder, en colaboración con el Equipo de Innovación, hará un sistema de supervisión con mentores, asesores, y congregaciones de apoyo. Esperamos que los líderes se apoyen el uno al otro por crónicas en la página de internet del Proyecto del Sembrador y por reuniones dos veces al año con los otros líderes del Proyecto del Sembrador.

La Fase 5) Realizar el Proyecto:

Los líderes recibirán fondos, aliento, a apoyo para hacer sus proyectos.

La Fase 6) La Interpretación de los Resultados:

Durante la experimentación ministerial, los líderes escribirán sus experiencias en la página de internet del Proyecto del Sembrador. Al cumplir sus proyectos, los líderes evaluarán sus esfuerzos hechos por las normas de evaluación que hicieron y escribirán unos comentarios para interpretar la evaluación. Estas evaluaciones también se pondrán en la página de internet del Proyecto del Sembrador para el aprovechamiento público y para hacer propagada para que la gente le proponga líderes y comunidades al Proyecto del Sembrador. Así iniciamos otra vez el ciclo de las fases. Los proyectos que parezcan sembrados en tierra buena serán pasados al Director de la Misión Evangélica como sitios potenciales para ser Congregaciones en Desarrollo con más subvenciones.